¿Qué impuestos de inversión hay en España?

¿Qué impuestos de inversión hay en España?

Actualmente España es un país donde existen muchas oportunidades de inversión, tanto para los propios ciudadanos como para extranjeros que desean ampliar su cartera internacionalmente. Sin embargo, es fundamental que antes de invertir en cualquier producto financiero, conozcamos los impuestos que se aplican a las diferentes formas de inversión. Estos supondrán una parte del capital invertido que puede finalmente decantar la balanza entre una u otra operación, ya que varían según el tipo, el importe y el plazo de la inversión, así como la residencia fiscal del inversor.

Desde wecity, como expertos en inversión inmobiliaria vía crowdfunding, queremos explicar los principales impuestos de inversión en España, así como algunos puntos clave para optimizar la fiscalidad de las inversiones.


Primero, ¿cómo declarar inversiones si soy persona física?

Hombre invirtiendo en plataformas de Crowdfunding inmobiliario

A groso modo, los productos de inversión tributan en lo que se denomina base del ahorro del IRPF, que se divide a su vez en dos categorías: rendimientos de capital mobiliario y ganancias o pérdidas patrimoniales. Por un lado, los rendimientos de capital mobiliario son los intereses o dividendos que se reciben por tener productos como por ejemplo depósitos o acciones. Por otro lado, las ganancias o pérdidas patrimoniales son las diferencias entre el valor de compra y el de venta de productos como acciones o fondos de inversión. 

El IRPF se aplica tanto a los residentes fiscales en España como a los no residentes, aunque presentan diferencias. Los residentes fiscales en España tributan por sus rendimientos del capital mobiliario a una escala progresiva por rendimientos que va desde el 19% hasta el 26%, dependiendo del importe anual. Además, este perfil debe declarar sus inversiones en el extranjero si superan ciertos umbrales, y pueden aplicar deducciones y bonificaciones por determinados tipos de inversión.

Por otro lado, cuando se trata de personas no residentes fiscales en España, estas tributan por sus rendimientos del capital mobiliario obtenidos en España a un tipo fijo del 19%. Esto cambiará en caso de existir un convenio explícito que evite la doble imposición entre España y el país de residencia del inversor. 

¿Me afecta el Impuesto sobre el Patrimonio? 

Otro de los impuestos de inversión en España es el IP (Impuesto sobre el Patrimonio) que grava el valor neto del patrimonio solo a las personas físicas cuya residencia fiscal esté en España, es decir, la diferencia entre el valor de sus bienes y derechos y el de sus deudas y obligaciones. Aun así, el IP se aplicará solo si tu patrimonio neto supera los 700.000 euros, excluyendo a su vez la vivienda habitual hasta un máximo de 300.000 euros. El IP dependerá de cada comunidad autónoma y se calcula aplicando una escala progresiva que va desde el 0,2% hasta el 3,5%.

 Consejos para optimizar la fiscalidad de las inversiones en España

Como hemos visto, los impuestos que se pagan al invertir en España pueden ser elevados y complejos, por lo que conviene planificar bien las inversiones y aprovechar las ventajas fiscales que existen. Entre los consejos más comunes están el aplazar el pago de impuestos, diversificar las inversiones para minimizar el riesgo o buscar asesoramiento de profesionales.

¿Te queda alguna duda que podamos resolver? Si es así, pregúntanos en los comentarios y te la resolveremos con mucho gusto. 

Si te ha quedado claro y quieres saber más, puedes también leer nuestras preguntas frecuentes (FAQ) visitar nuestras oportunidades inmobiliarias. 

Escribe una reseña sobre nosotros

Tus opiniones en Google y Trustpilot nos ayudan a mejorar

Google

Google Score: 4,4
Opiniones: 123
Escribir

Trustpilot

Trustpilot Score: 4,4
Opiniones: 263
Escribir