Así es la eficiencia energética en instalaciones de interior o exterior

Así es la eficiencia energética en instalaciones de interior o exterior

El contexto por el que estamos pasando genera mucha incertidumbre acerca del futuro y cómo podemos optimizar al máximo los recursos. El ahorro de energía en hábitos de consumo, lleva años de modificaciones para conseguir un mayor control, pero muchas veces se vuelve excesivamente complicado. Por ello, una de las hojas de ruta trazadas más importantes es el apostar por la eficiencia energética a la hora de construir desde cero un edificio o realizar algún tipo de instalación.

¿En qué consiste?

La eficiencia energética en instalaciones tanto de interior como exterior, consiste en controlar una serie de parámetros para conseguir sacar el máximo rendimiento a los recursos energéticos, con el fin de mantener un confort con el mínimo uso de recursos posibles. Por ejemplo, el ajuste del uso de la energía eléctrica en un edificio a partir de fuentes renovables o permitiendo determinadas ventilaciones.

Para entender bien de esta capacidad que poseen los edificios, se debe medir a partir de dos parámetros, la demanda y el consumo:

Demanda

Hace mención a la capacidad que posee el edificio para evitar gastar energía, por ejemplo, ofreciendo materiales que generen mejor aislamiento en invierno para reducir el tiempo de uso de la calefacción. Una de las claves será conseguir un buen aislamiento térmico, debido a que el confort de una vivienda, está relacionado con la temperatura de dentro.

Consumo

Determina la cantidad de energía total que necesita un edificio o vivienda para mantener en su interior un nivel de confort deseado por las personas que viven en su interior. De esta manera, la eficiencia se mide también en la contaminación que genera el combustible usado, ya que una mayor eficiencia implica una menor contaminación.

Normativa

A raíz del avance en estas cuestiones, la Unión Europea decidió crear una serie de normas en las que se establece un procedimiento de certificación. A día de hoy, los edificios en nueva construcción deben cumplir con la Directiva 2002/91/CE del Parlamento Europeo y del Consejo. Posteriormente, se publicó en el año 2013 el Real Decreto 235/2013 por el que se aprobaba el procedimiento actual para llevar a cabo las certificaciones en edificios. De esta norma, podemos ver que la certificación corresponde con una letra, que puede variar desde la A hasta la G, siendo la letra G la menor puntuación en eficiencia y la A la máxima.

Ventajas que plantea

Ahorro en suministros:

Apostar por eficiencia energética en instalaciones en interior o exterior se traduce en disminuir los gastos del aire acondicionado y calefacción, debido al buen nivel de aislamiento, ganando así en confort y bienestar

Reducción de emisiones:

Al usar recursos energéticos se emite CO2 a la atmósfera y otros gases de efecto invernadero. Con la optimización de los recursos, se disminuye el uso de los mismos y de forma directa las emisiones a la atmósfera.

Valor económico y comodidad:

La eficiencia en recursos energéticos actualmente añade valor al edificio, puesto que se caracteriza por el uso de materiales de forma más responsable y acertada. Por otro lado, se mejorará el aislamiento acústico del ruido exterior. 


Escribe una reseña sobre nosotros

Tus opiniones en Google y Trustpilot nos ayudan a mejorar

Google

Google Score: 4,4
Opiniones: 123
Escribir

Trustpilot

Trustpilot Score: 4,4
Opiniones: 263
Escribir