Alternativa a la financiación bancaria

Alternativa a la financiación bancaria

Ante la situación inflacionaria, muchos son los promotores y particulares que ven ahogadas sus posibilidades de financiación por parte de su banco. Esto imposibilita la creación y desarrollo de proyectos, repercutiendo en miles de puestos de trabajo que no pueden llevarse a cabo. 

Actualmente existen diferentes alternativas de financiación bancaria que, si bien no son tan conocidas, suponen una opción bastante rentable tanto para promotores, como para inversores que buscan rentabilidad a su dinero. Como alternativa a los depósitos bancarios, las plataformas de crowdfunding se posicionan como la modalidad favorita entre los inversores. Esto provoca el crecimiento de año tras año en las operaciones que se financian de forma participativa. Además, por norma general, un inversor tiene aspiraciones más altas usando este método, ya que las rentabilidades manejadas suelen ser más altas que las ofrecidas por un banco.

Estrategias a seguir

La financiación alternativa o mediante crowdfunding funciona especialmente bien en las inversiones inmobiliarias. Debido a la gran cantidad de proyectos, los promotores se rigen por tiempos que no pueden alterarse, provocando grandes retrasos a la hora de conseguir toda la documentación solicitada. Así mismo, la banca se tomará un plazo considerable para decidir si el proyecto es interesante, además de establecer condiciones muy favorables para su sistema. En cambio, las plataformas de financiación alternativa como wecity nos encargamos de trabajar en conjunto y sacar el máximo provecho de los proyectos interesantes que nos llegan.

Características de inversión

Para ser partícipe en las alternativas a la financiación bancaria, en caso de las plataformas de financiación participativa, el acceso y puesta en marcha es muy sencillo. Para los inversores, simplemente será necesario registrarse en la web, definiendo el perfil de inversor. Una vez hecho, nos encontramos con dos modalidades de inversión en los proyectos, una consiste en participar en la sociedad y otra adopta el concepto de préstamos.

La modalidad más conocida de crowdfunding es el de recompensa. En su origen, la financiación participativa comenzó solicitando capital para sacar adelante un producto o proyecto a cambio de una recompensa. Por ejemplo, si una empresa quiere innovar sacando al mercado un producto nuevo, ésta podrá reunir capital, devolviendo a los inversores una muestra de ejemplo del producto, o directamente regalando el propio producto.

Otra opción que destaca es el crowdfunding de préstamos, también denominado crowdlending. La característica principal de esta modalidad consiste en la inversión a partir de un préstamo a un tercero, que en un futuro irá devolviendo según lo acordado previamente. Al tratarse de financiación participativa, con esta modalidad un promotor consigue préstamos de miles de personas. Este método suele ser elegido para proyectos que posean el factor innovación, ya que, previo a esta clase de financiación, se usaban siempre los depósitos. 

Por último, el crowdequity, también llamado crowdfunding equity. Con esta variedad, el inversor aportará su capital a cambio de participaciones en la sociedad receptora del dinero. Esto supondrá formar parte de la entidad, optando a tener derecho a la participación de los beneficios tras finalizar el proceso de inversión.


Escribe una reseña sobre nosotros

Tus opiniones en Google y Trustpilot nos ayudan a mejorar

Google

Google Score: 4,4
Opiniones: 123
Escribir

Trustpilot

Trustpilot Score: 4,4
Opiniones: 263
Escribir